No delegar, pecado de un jefe que lo convierte un mal líder

Para un jefe que no delegue y no acompañe esto con su conocimiento está sujeto a obtener pésimos resultados en los objetivos planteados, ya que no está confiando en las capacidades de sus subalternos, y eso no lo dejara crecer profesionalmente ya que de esta manera no permitirá que el trabajo fluya, ya que un líder está para analizar, delegar, supervisar y sobre todo para poder desarrollar las habilidades que tiene las personas a su cargo.

La consultora de recursos humanos María Del Pilar Álvarez nos comenta que “un jefe es malo Cuando no delega por qué parte las habilidades que debe tener es empoderar a su equipo para que cada miembro asuma su responsabilidad, el jefe se debe dedicar a temas de estrategia, fomentar el aprendizaje, hacer seguimiento y controlar, debe delegar porque para eso se le asigno la función y el rol de superior”

Álvarez menciona que Un jefe no delega por la siguiente razón, Porque no confía colaboradores o por qué es un perfeccionista y quiere tener control de todo.

Y por el contrario un buen jefe se dedica a delegar, fomentar los planes de acción y estar pendiente de las tareas que les asigna a sus subalternos.

La directora de recursos humano María Claudia Delgadillo asegura que “cuando se delegan funciones, el trabajo se hace mucho más fácil, fluye de mejor manera y eso facilita obtener resultaos positivos”

Para Delgadillo las funciones que un jefe siempre delega son de tipo administrativo o técnico, pero no las de tipo gerencial ni de dirección “es muy importante qué el jefe supervise todo el proceso cuándo se delega”

No es delegar por delegar y asignar tareas por descarte se trata de analizar las funciones de sus subaltérnenos, y de esta manera poder comunicar asertivamente cada una de las tareas que ellos deben realizar.

Fuente de Estudio : Periódico Portafolio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *